Skip to main content

Las noticias falsas o "Fake News" ofrecen a los poderes consolidados de América Latina una oportunidad para censurar a los oponentes

DEEPLINKS BLOG
April 2, 2018

Las noticias falsas o "Fake News" ofrecen a los poderes consolidados de América Latina una oportunidad para censurar a los oponentes

Los titulares de hoy están dominados por el papel de las campañas de desinformación, noticias falsas o "Fake News" socavando la democracia en Occidente. Desde las continuas acusaciones de intromisión rusa en la elección de Trump a los esfuerzos rusos para influir en la votación del Brexit y las elecciones presidenciales francesas, estos países se enfrentan a las"Fake News" como una amenaza constante y urgente a la democracia. Sin embargo, en América Latina, donde las campañas de desinformación han prevalecido a lo largo del siglo XX, las preocupaciones sobre las "Fake News"  no son nuevas. La concentración en los medios latinoamericanos, las campañas de desinformación y la cobertura sesgada han socavado durante mucho tiempo el discurso cívico informado.

"Fake News" como pretexto para frenar la libre expresión en América Latina

En 2018, México, Venezuela, Brasil, Colombia y Costa Rica, entre otros, se someterán a procesos electorales  involucrando a sus respectivas presidencias. Estos gobiernos están empezando a explotar las preocupaciones sobre las "Fake News", como si se tratara de un fenómeno nuevo, con el fin de adoptar propuestas para aumentar el control estatal sobre las comunicaciones en línea y ampliar la censura y la vigilancia de Internet. Dicha retórica pasa por alto el hecho de que la propaganda de los monopolios mediáticos tradicionales de América Latina ha sido durante mucho tiempo la norma en la región, y que las compañías de Internet han desempeñado un papel fundamental en el contrapeso de esta dinámica de poder. Frank La Rue, el ex Relator Especial de la ONU sobre Libertad de Expresión, comentó en el Foro de Gobernanza de Internet 2017 sobre los riesgos inherentes a la importación del término "noticias falsas" a América Latina:

No me gusta el término "noticias falsas"(Fake News) porque creo que es un poco tramposo. Estamos enfrentando campañas de desinformación. Entonces deberíamos hablar sobre información y desinformación.

La Rue cree que cuando se hacen distinciones entre las noticias falsas y las reales, se hace con el fin último de disuadir al público de leer noticias o pensar de forma independiente. Él argumenta que "el problema, nuevamente, es que las noticias falsas (Fake News) se convierten en la excusa perfecta para silenciar o cerrar cualquier alternativa o cualquier voz disidente". Para responder a esta amenaza, EFF firmó una carta abierta junto con otras 34 ONG latinoamericanas en el final del año pasado.

Tendencias Latinoamericanas

Cuando Brasil creó un consejo para contrarrestar las noticias falsas, se invitó al Ejército y a la agencia de inteligencia brasileña, entidades con una larga trayectoria aplastando voces minoritarias o disidentes, a unirse. El espectro de las "noticias falsas" también ha sido un pretexto para proyectos de ley draconianos en el parlamento brasileño. El último, uno reciente, de autoría desconocida, generó una gran controversia cuando fue presentado al análisis del Consejo de Comunicación del Congreso Nacional sin previo aviso. El texto criminaliza la creación o el intercambio de noticias falsas, imponiendo penas de detención para quienes propaguen información que el gobierno considere falsa. También buscó modificar un componente clave del marco de derechos civiles brasileño, Marco Civil da Internet, al hacer que las empresas sean responsables de no eliminar o bloquear los mensajes informados en 24 horas o de no proporcionar una herramienta sencilla mediante la cual el usuario pueda verificar si las noticias son confiables. Las compañías de Internet estarían sujetas a una multa asombrosa de hasta el 5% de sus ingresos en el año fiscal anterior si no eliminaran el contenido. Aunque la propuesta fue retirada como reacción a la protesta pública, otros proyectos de ley con contenido similar permanecen en el parlamento.

México también está entrando a la temporada electoral; el país está listo para celebrar las elecciones más grandes en su historia. En julio de 2018, los mexicanos elegirán no solo un nuevo presidente, sino también a todos los legisladores federales y a nueve gobernadores estatales. El Instituto Nacional de Elecciones (INE) del país ha firmado recientemente un acuerdo con Facebook Ireland para combatir las noticias falsas. Se espera que el INE firme acuerdos similares con Google y Twitter. El acuerdo, copia del cual fue obtenido por el periódico El Universal, incluye el uso de las herramientas de Facebook para medir la participación ciudadana, el acceso a los datos en tiempo real de los resultados de votación otorgados por el INE y la provisión de un espacio físico en la oficina del Instituto donde, el día de las elecciones, se espera que la compañía realice actividades tales como publicar videos en vivo. Si bien ninguna parte debe involucrarse en la decisión de lo que es verdadero o falso, la transparencia es imprescindible. Luis Fernando García, de la ONG mexicana Red en Defensa de los Derechos Digitales, dijo a EFF:

Necesitamos transparencia total acerca de la naturaleza de la relación entre el INE y Facebook. Facebook también debe abstenerse de adoptar medidas que discriminen contra algunos medios de comunicación y beneficien a otros en nombre de la lucha contra las "noticias falsas".

Necesitamos una Internet en la que podamos encontrarnos, crear, organizar, compartir, asociar, debatir y aprender. Y también necesitamos elecciones para estar libres de manipulación. Como dijimos antes, las personas deberían estar empoderadas con las herramientas que usan, y no ser pasivos al uso de esas tecnologías por parte de los demás. Pero las plataformas deben permanecer cautelosas de pretender validar las noticias, incluso frente a las llamadas para hacerlo; si asumen este rol, se plantearán preocupaciones obvias sobre cómo responderán a las presiones políticas.

Al igual que las "noticias falsas", las políticas en torno a los discursos de odio a menudo se usan para encubrir la censura. Ha servido como un pretexto conveniente para avanzar un proyecto de ley represivo hondureño sobre la regulación del contenido de Internet. Después de que  acusaciones de fraude empañaran las elecciones presidenciales de 2017 en Honduras, Honduras se encuentra en una grave crisis política. En medio de la turbulencia, en febrero de 2018 se presentó un proyecto de ley que regula el discurso en línea en el Congreso Nacional de Honduras. El proyecto de ley, ampliamente criticado por la sociedad civil, permite a las compañías de Internet bloquear el contenido de Internet en nombre de proteger a los usuarios del discurso de odio , discriminación o insultos. El proyecto de ley obliga a las empresas a eliminar contenidos de terceros dentro de las 24 horas para no ser multados o incluso encontrar bloqueados sus servicios. Este proyecto de ley favorable a la censura también ha estimulado los recientes debates sobre la creación de un comité nacional de ciberseguridad asignado para tratar, entre otros temas, noticias falsas.

Los esfuerzos para mantener bajo control las "noticias falsas" (fake news) se están extendiendo por toda América Latina. Las campañas de desinformación no pueden destruir la democracia y la libertad de expresión. EFF monitoreará este tema a medida que avancen las elecciones latinoamericanas de este año.

Related Issues

Back to top

JavaScript license information