Horas después de la expulsión de Julian Assange de la embajada ecuatoriana en Londres la semana pasada, la policía en Ecuador detuvo al ciudadano sueco y desarrollador de software de código abierto Ola Bini. Lo capturaron mientras se preparaba para viajar de su casa en Quito a Japón, alegando que estaba intentando huir del país tras el arresto de Assange. De hecho, Bini había reservado las vacaciones hace mucho tiempo y las había mencionado públicamente en su cuenta de Twitter antes del arresto de Assange.

La detención de Ola estuvo llena de irregularidades, como lo documentaron sus abogados. La orden de detención era para un "hacker ruso" (Bini no lo es); no se le leyeron sus derechos, no se le permitió contactar a su abogado ni se le ofreció un traductor.

Los cargos contra él, cuando finalmente se hicieron públicos, son precarios. El fiscal general de Ecuador ha declarado que Bini fue acusado de "presunta participación en el delito de atentado contra la integridad de los sistemas informáticos" y que intenta desestabilizar el país. Las "pruebas" incautadas en la casa de Ola y que la policía ecuatoriana mostró a los periodistas para demostrar su culpabilidad no eran más que un montón de unidades USB, discos duros, llaves de autenticación de dos factores y manuales técnicos: todo propiedad familiar para cualquiera que trabaje en su campo.

Ola es un desarrollador de software libre, que ha trabajado para mejorar la seguridad y privacidad de Internet para todos sus usuarios. Ha trabajado en varios proyectos clave de código abierto, entre los que se incluyen JRuby, diversas bibliotecas de Ruby, así como en múltiples implementaciones del protocolo de comunicación seguro y abierto OTR. El equipo de Ola en ThoughtWorks contribuyó a Certbot, la herramienta administrada por EFF que ha proporcionado un cifrado sólido para millones de sitios web en todo el mundo.

Como muchas personas que trabajan en los numerosos y dispersos proyectos de defensa de Internet, Ola no necesita trabajar desde un lugar en particular. Recorrió el mundo, pero eligió establecerse en Ecuador por su amor a ese país y a Sudamérica en general. En el momento de su arresto, estaba echando raíces en su nuevo hogar, incluyendo la co-fundación del Centro de Autonomía Digital, una organización sin fines de lucro dedicada a la creación de herramientas de seguridad fáciles de usar, con sede en Quito, la capital de Ecuador.

Uno podría esperar que la administración ecuatoriana ponga a Bini como ejemplo del gran potencial tecnológico del país y que se sirva de su experiencia para ayudar a la nueva administración a asegurar su infraestructura, de la misma manera que la Unión Europea aprovechó la experiencia de Ola para desarrollar su proyecto de privacidad DECODE, financiado por el gobierno.

En cambio, el liderazgo de Ecuador ha decidido arrestarlo como parte de un proceso político más amplio para distanciarse de WikiLeaks. Han incorporado a Ola en un artículo de los medios de comunicación que afirma que era parte de una banda de hackers rusos que planeaban desestabilizar el país en represalia por la expulsión de Julian Assange.

En EFF, estamos familiarizados con fiscales demasiado entusiastas que intentan implicar a programadores inocentes presentándolos como peligrosos cabecillas cibernéticos, así como demonizando las herramientas y el estilo de vida de los programadores que trabajan para defender la seguridad de la infraestructura crítica, no para socavarla. Estos casos denotan un pánico tecnológico inapropiado, y sus afirmaciones rara vez son confirmadas por los hechos.

Como lo expresaron los muchos tecnólogos que apoyan a Ola Bini en nuestra declaración de solidaridad, Ecuador debe retirar todos los cargos en su contra, y permitir que Ola regrese a su casa con su familia y amigos. Los líderes ecuatorianos socavan la reputación de su país en el extranjero y la independencia de su sistema judicial por este proceso fantasioso e infundado.

Tags